parallax background

Con tu trabajo, no le das tiempo a tu hija

25 noviembre, 2019
Tips de publicidad para pequeñas empresas
2 octubre, 2019
“Errores” de emprendedores para emprendedores
25 noviembre, 2019

Fue una frase que me dijeron hace poco y me dió vueltas y vueltas, hasta que decidí escribir esto. “Con tu trabajo no le das tiempo a tu hija”… si pudiera resumir el sentimiento que eso produjo en mi sería “no tienes idea de nada”. Y terminé entendiendo que los prejuicios son increiblemente perjudiciales para la salud, primero porque al que lo dice lo llena de soberbia, y al que lo recibe lo llena de impotencia.

Y les contaré porque… siempre he sido trabajólica, y para peor y males de varios, me encanta serlo, porque para más remate AMO LO QUE HAGO. Emprendí con mi agencia cuando tenía 23 años, cuando un día salí de casa de papás y listo, de aquí para adelante juego solita (osea con mi Jesú siempre), jamás me he quejado de tener mucho trabajo, al contrario, me encantaban las noches en vela, el silencio para trabajar es lo máximo, y para ser sincera era bien rara para mantenerme despierta, con decirles que si veía que me estaba quedando dormida trataba de ponerme en alguna posición muy extraña, de manera que al primer movimiento me cayera para despertar…

Y les contaré porque… siempre he sido trabajólica, y para peor y males de varios, me encanta serlo, porque para más remate AMO LO QUE HAGO. Emprendí con mi agencia cuando tenía 23 años, cuando un día salí de casa de papás y listo, de aquí para adelante juego solita (osea con mi Jesú siempre), jamás me he quejado de tener mucho trabajo, al contrario, me encantaban las noches en vela, el silencio para trabajar es lo máximo, y para ser sincera era bien rara para mantenerme despierta, con decirles que si veía que me estaba quedando dormida trataba de ponerme en alguna posición muy extraña, de manera que al primer movimiento me cayera para despertar…

El día que iba a tener a mi hija, camino a la clínica y con una guata enorme, pasé a una imprenta, me preguntaron ¿cuándo nace? y respondí en 1 hora más me interno! Así fuí de trabajólica, y lo sigo siendo, pero a pesar que muchos dicen “no le das tiempo a tu hija” yo opté por dejar mi bella oficina, por cuidar a mi Josefa, por no perderme nada de ella y de sus mil gracias que hace día a día, y trabajé desde mi casa, hasta hoy, y si tenía que comenzar a trabajar a las 12 de la noche porque no se quedaba dormida, no importaba, ya estaba acostumbrada que mis noches eran días… y luego cuando cumplió dos años, la inscribimos en el jardín, comenzaba en marzo, y recuerdo perfecto que lloré todo enero pensando en que no estaría con ella, y la retiré ¡no pude! era muy pequeña para separarme de ella, y seguimos un año más juntas, y seguí cuidándola y trabajando.

Ya tiene 6 años, corro toda la mañana entre mis trabajos, su baño, su comida, uniforme y la ida al colegio… luego me voy a hacer clases a la U o a la oficina y vuelo a buscarla al colegio, nos vamos caminando a casa, y estamos hasta las 10.30 de la noche batallando para que se duerma, y vuelven a ser las 12 para volver a trabajar un poco más… Se preguntarán si despreocupo mi trabajo? pregúntenle a mis clientes si eso pasa.

Y la fracesita seguía dándome vueltas… y pensé en mis amigas, las que trabajan en empresas, contratadas, ellas se levantan a las 7 u 8 de la mañana, se despiden de sus hijos y no lo ven hasta las 7 de la tarde, se pierden momentos únicos, no pueden almorzar todos los días con ellos, no le pueden dar un beso de despedida antes de entrar al colegio, o un abrazo para recibirlo cuando salen de clases, o no pueden caminar de la mano un rato por la calle conversando como estuvo el día, y que al llegar a sus casas deben cocinar, ordenar, y ya les dieron las 10 y se durmió su pequeño, y no lo ven hasta el otro día con esa rutina insoportable… (debo reconocer que yo no cocino, lo hace mi pablin q es lo máximo y me ayuda infinito).

y bueno, hay días que te levantas y agradeces todo, agradezco verla crecer, poder cuidarla, no perderme nada de ella, sus conversaciones incansables, sus salidas humorísticas, sus abrazos pegoteados a media mañana, hasta cuando me voy acostar algunas veces de madrugada y la puedo abrazar, sólo respiro, agradezco y zeta!

Finalmente ante la “fracesita”, creo ya les quedó clara mi respuesta ¡NO TIENEN IDEA DE NADA! Soy una MAMÁ TRABAJÓLICA Y QUÉ!

Mientras tanto, viviré para ti mi Joche, mi puntito bella.